Tener una pareja estable es algo que requiere mucho esfuerzo por ambas partes, pero la recompensa acaba siendo siempre mayor. Este esfuerzo no consiste en dedicarle a nuestra pareja un par de palabras bonitas una vez al año, sino que requiere dedicación día tras día con tal de afianzar nuestra confianza y crear una relación sana y beneficiosa para ambos.

Si olvidamos cuidar nuestra relación, lo más seguro es que después nos cueste mucho más tiempo volver a tener la confianza y complicidad que teníamos al principio. Esto es debido a que la poca comunicación produce distanciamiento que a la larga puede acarrear graves problemas para nuestra relación de pareja.

Con tal de combatir estos problemas, debemos establecer un compromiso firme en el que cada día dediquemos tiempo a nuestra relación con tal de que los dos nos sintamos mejor y creemos un verdadero vinculo de amor y respeto mutuo.

Tres propuestas eficaces

A continuación veremos tres propuestas que son clave si queremos que nuestra relación crezca día tras día un poco más:

    • Un minuto al día: ni siquiera es necesario que nos veamos, podemos aprovechar las nuevas tecnologías para enviarle a nuestra pareja algún mensaje o foto cariñosa durante el día, esto le hará pensar que nos acordamos de ella y le hará sentir mucho más segura y tranquila con nuestra relación. Si repetimos esto durante 21 días crearemos una rutina en la que cada día querremos dedicar un minuto a hacer saber a nuestra pareja que es muy especial para nosotros.
    • Una cita a la semana: dedicarnos unas horas a la semana para hablar los dos solos es muy importante, debemos estar sin hijos ni móviles para que la conversación sea solo de los dos. El objetivo de esta propuesta es sorprender a nuestra pareja, escogiendo cada cita algo distinto para hacer, como ir a comer a un restaurante, ir al teatro o simplemente dar un paseo por un bonito parque. Esto nos ayudará a compartir gustos y comunicarnos mejor con nuestra pareja.
    • Un fin de semana al año: esta es la oportunidad perfecta para desconectar de todo lo que tenemos en mente con nuestra pareja y disfrutar únicamente de la compañía. Esto nos ayudará a compartir nuevas experiencias y a crear nuevos recuerdos en pareja.

Por supuesto, no debemos esperar a estar mal con nuestra pareja para poner en práctica estas propuestas, sino que lo debemos ver como una oportunidad para no caer en la rutina.